Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted by on Nov 18, 2013 in Meditación, Mindfullness | 0 comments

Un buen consejo

 

En uno de sus viajes,  Buda le dijo a su discípulo Ananda:

-Tengo sed. ¿Podrías traerme agua del lago que acabamos de pasar?

Y Ananda retrocedió a buscarla, pero al llegar observó que el agua del lago estaba muy sucia y turbia porque acababan de atravesarlo unos carros que había removido el barro del fondo. Ananda volvió hacia donde estaba Buda y se lo explicó. Él asintió y al cabo de un rato le volvió a pedir que fuera de nuevo a por agua. El lago ya estaba cristalino y limpio, y Ananda recogió el agua que le entregó a su maestro. Buda mostró el cuenco a su discípulo y le dijo:

-¿Comprendes cómo has limpiado el agua? Has dejado que el barro volviera solo hacia el fondo. Tu mente es igual: si la notas turbia, no la agites ni te esfuerces en calmarla,  ella lo hará de forma natural y sin ningún esfuerzo.

Meditation