Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted by on Abr 4, 2013 in copa menstrual, menstruación | 2 comments

La copa menstrual

 

¿Qué es la copa menstrual?

Es un recipiente que se coloca en la vagina durante la menstruación con el objetivo de recoger el flujo menstrual.  Es una alternativa cómoda, económica y ecológica a los tampones y compresas higiénicas cuyo empleo ha aumentado de forma considerable en estos últimos años.

No son ningún artilugio novedoso: en 1867 ya había copas menstruales y la primera patente data de 1932. Las copas de caucho tuvieron un éxito relativo en los años treinta, pero cayeron en desuso a expensas del desarrollo y del éxito de las compresas y los tampones.  El diseño de colectores con nuevos materiales como la silicona médica o el plástico quirúrgico (TPE), sus ventajas ecológicas y económicas y sobre todo, la gran difusión que han tenido en todas las redes sociales, han propiciado el gran interés que suscita ahora esta alternativa de higiene íntima femenina.

 

¿Cómo es una copa menstrual?

Lo dice su nombre. Es una copa, un cáliz elástico que colocado en vertical y de forma casi hermética en la vagina recoge el flujo menstrual evitando manchas. En su parte inferior tiene un pequeño mango o una bolita para ayudar a su extracción.

 

¿Cómo se pone y cómo se quita?

Se introduce plegada en la vagina, con las manos limpias y en una posición cómoda. Al soltarla se abre y se acopla a las paredes vaginales. Para retirarla, se tira suavemente de su extremo hasta tocar su base, que presionamos un poco para liberar el vacío y extraerla para su vaciado.

Si es posible, es más recomendable enjuagarla antes de reintroducirla.

 

 

 

 

¿Cuándo no debería llevarla? 

Se podría llevar hasta sin tener la regla. Al ser un dispositivo elástico y no absorbente, no molesta aunque no haya flujo menstrual. Lógicamente, es mejor quitarlo si se han de mantener relaciones con penetración, y por supuesto no es un método contraceptivo ni protege de enfermedades de transmisión sexual. Los modelos más pequeños pueden incluso ser insertados sin problemas por adolescentes que no hayan tenido nunca relaciones.

Se pueden llevar toda la noche y si se utilizan de forma correcta, no interfieren con un DIU o un anillo vaginal.

 

¿Qué modelo elegir?

Sobre todo es cuestión de gustos, y un poco de tamaños.

La vagina es un órgano maravillosamente elástico y adaptable. Con un buen suelo pélvico, cualquier modelo podría servir. En general, las casas comerciales disponen de dos tamaños para elegir en función de la edad y de si se ha parido. Es decir, de cómo se presume que tenemos deteriorada la musculatura pélvica.  Así, aconsejan el grande a todas las mayores de 30 años y a todas las que han parido. En la práctica, el grande se adapta a casi todas las mujeres, aunque el pequeño suele ser más atractivo y más fácil para adolescentes en sus primeras reglas.

La cantidad de flujo menstrual no debería determinar el tamaño de la copa, sino la frecuencia de su vaciado. La capacidad de las copas varía desde los 15 ml de las marcas que las tienen más pequeñas a los 35 ml de las más grandes. Mucho más que un tampón en todo caso. La cantidad de flujo menstrual total de una mujer se mueve entre 90 y 120 ml, con lo que la copa se suele vaciar cada 4 horas en flujos muy abundantes y cada 12 h en los escasos. Su colocación casi hermética en la vagina tiene una ventaja: si rebosa, puedes notar un poco más de presión, pero es difícil que manches si está bien puesta.

 

¿Cada cuánto he de limpiarla?

La copa no tiene que ser estéril, pero si mantenerse en una condiciones adecuadas de limpieza. Si es posible, es bueno aclararla con agua al vaciarla y se recomienda lavarla con agua y jabón y hervirla 5 minutos antes de guardarla para el siguiente periodo. Si la cuidamos bien, puede durarnos hasta más de 10 años.

 

¿Cuánto valen?

Ahora mismo cuestan entre los 20 y los 40 euros, dependiendo de la casa y el modelo.

 

¿Qué desventaja tiene?

La única que se le achaca, que en mi humilde opinión es su mayor ventaja, es que requiere un mayor conocimiento de tu cuerpo para su inserción y extracción. ¡Eso es fantástico!.  Espero que además de dar conocimiento, consiga desterrar también tantos mitos vigentes sobre las “maldades y suciedades” de la menstruación.

 

¿Me puede dar alergia o infecciones?

Siempre es posible, pero es muy poco frecuente que ocurra si su uso es correcto. La silicona médica y el TPE son materiales inertes, que crean pocas alergias y dificultan su colonización por gérmenes, respetando además el ecosistema natural vaginal.

 

¿Dónde las encuentro?

Hasta hace bien poco, sólo las podíamos encontrar procedentes de otros países y en algunas tiendas de productos naturales. Ahora además de disponer de muchos más modelos y casas comerciales se distribuyen en tiendas eróticas, farmacias, parafarmacias y sobre todo por internet.

 

2 Comments

  1. La copa menstrual es el mejor invento que hay, sobre todo en higiene, lo práctica que es, es muy cómoda y sobre todo nos ayuda a conservar al medio ambiente, ya que no vuelves a deshechar toallas (y tu dinero) a la basura. ¡Muchas gracias por el artículo!
    Aquí viene más información de las copas menstruales http://mcup.com.mx/web/info/

    • Gracias Alejandra 🙂

Trackbacks/Pingbacks

  1. La copa menstrual | Sexoguay - [...] La copa menstrual. Dra. Myriam Ribes [...]